Time flies.

Posted on

Y ya van casi dos meses desde que llegué. Es una locura, el tiempo vuela. Han pasado muchísimas cosas, y sigo sin tener apenas tiempo ni para respirar. Poco a poco voy haciendo mi rutina aquí, ves caras conocidas, empiezas a tener tu nueva vida aquí. Y es una sensación genial.

Durante este mes me he integrado más en las clases, en el instituto, en el equipo, he vivido mi primer Thanksgiving Day, he visitado otra provincia (Prince Edward Island), he visto nevar (a mediados de octubre), he tenido mis primeros exámenes…

El domingo tengo mi primera competición aquí (y qué nervios). La gente está como loca con Halloween, y yo como siempre dejando todo para última hora, aún no tengo disfraz.

Es una sensación extraña el que te empieces a aficionar al baseball, que pienses en soccer en vez de fútbol, que -2 grados sea un buen día y no necesitas abrigo, ir al Tim Hortons después de tener reunión del comité del baile… Son todas esas cosas que nunca imaginarías que pasarían.

Es frustrante porque la entrada me está quedando muy escasa, pero es que pasan tantísimas cosas que no puedo contar ni una pequeña parte.

Otra cosa de la que quería hablar, es de la edición de becas 2016-2017. El plazo está abierto generación del 2000, aprovechad esta oportunidad, no dudéis, es una gran oportunidad y este año han duplicado el número de becas, por intentarlo no se pierde nada. Si tenéis cualquier duda por favor no dudéis en preguntarme.

En mi anterior entrada hablé un poco de mi ciudad, y hoy me gustaría explicar un poco cómo es un día normal aquí.

Me levanto alrededor de las 7:30. La mayor parte de los días desayuno en casa, pero en el instituto tienes oportunidad de desayuno gratuito, asi que a veces desayuno allí. Las clases empiezan a las 8:35, pero yo suelo estar allí desde las 8:15, para simplemente hablar un rato antes. Después las clases empiezan. Aquí el horario es extraño, tienen 6 bloques, día A, B, C, D, E y F. Tienes seis “periods” al día, y todos son de diferente duración. En mi caso, 1 period sería fitness y el resto serían otros 5 periods que se reparten entre Biología, PreCalculo e Inglés. La comida es a las 11:40 o a las 12:15, 35 minutos. Las clases terminan a las 14:30. Después algunas tardes tengo comité del baile de invierno, y casi todas las tardes vuelvo a casa, como algo, voy a natación y ceno. Luego estudio y a dormir a las 21:30 (estoy durmiendo más que en toda mi vida). Básicamente eso sería un día normal aquí.

Me gustaría publicar algunas fotos, pero no se por qué no puedo con el ordenador, intentaré hacer otra entrada sólo con fotos. Espero poder volver a publicar pronto.

Anuncios

Primeras semanas

Posted on

Dentro de unos días, hará un mes que me fui de España, que cambié mi vida durante 16 años en la ciudad de Valladolid, por una vida de 10 meses en el pueblo de Antigonish de 5000 habitantes en Nova Scotia. Parece que ha pasado tanto tiempo y tan poco al mismo tiempo…

Debería de hablar de tantas cosas, de Madrid, del encuentro con los Spanadians, de la despedida, del viaje, de la llegada aquí… De demasiadas cosas. Todo se podría resumir en que todo absolutamente todo va genial. Una familia encantadora, amigos internacionales y canadienses, un equipo de natación que me han acogido como a una más… Me gustaría escribir muy detalladamente sobre cada cosa, pero apenas tengo tiempo para sentarme y descansar aquí.

Apenas llevo cuatro semanas aquí, y he vivido muchísimas cosas. He aprendido muchísimo, he madurado en un mes lo que otros hacen en un año, he aprendido a valorar lo que tengo a miles de kilómetros. Porque aunque este mes ha sido perfecto, ha tenido, como todo, sus momentos malos. Es la primera vez que paso más de dos semanas lejos de mi familia, de mis amigos. Y ya no es sólo el echar todos de menos, si no la frustración a veces de no poder contar lo que te ocurre, de no poder expresarte con la facilidad que quieres, el no tener el cariño de alguien cuando más lo necesitas. A veces lo único que necesitas es desahogarte con alguien, que esté ahí, en tu idioma, y eso aquí no ocurre. Pero mientras esas cosas pasan, estoy creando una vida aquí, con otra gente, nuevos amigos, nuevas formas de ver lo que me rodea. Es empezar a gustarte el despertar por la luz del sol porque no hay persianas, el irte a la cama y taparte con tres mantas (me gustaría decir que me estoy acostumbrando a comer un sándwich como comida, pero a eso nunca me acostumbraré), a ver las caras de mis nuevos compañeros, a ir al Walmart o al Tim Hortons (TENEÍS QUE PROBAR EL FRENCH VANILLA, NO PROBÉIS EL SPICY CHICKEN, SE TOMAN MUY EN SERIO LO DEL SPICY), a ver la vida de otra manera.

Y sé que sólo llevo un mes aquí, y que la mayoría han sido momentos buenos, al igual que sé que llegarán momentos muy malos, pero incomparables con los buenos que están por llegar.

Ahora que tengo un poquito de tiempo, me gustaría hablar un poco de dónde vivo. Vivo en Antigonish county, al norte de la península de Nova Scotia, a 30 minutos de Cape Breton. Es un pueblo de 5000 habitantes, que asciende a 10000 gracias a la universidad de StFX, a la que acuden miles de estudiantes internacionales. Por esa razón, cuando paseas por las calles ves mayoritariamente gente hasta 25 años, es un pueblo muy joven. Vivo en una casita con una mujer, y durante un mes con una chica tailandesa. A diferencia de otros Spanadians, no me es necesario desplazarme en autobús o coche. Mi instituto, DrJHG, está a 5 minutos de mi casa, lo mismo que la universidad donde entreno natación. Al ser una ciudad tan pequeñita, todos se conocen y la gente es, por lo general, muy amigable. La gente aquí vive básicamente de la universidad, los colegios e instituto, la pesca y ganadería.

En la próxima entrada, pondré algunas de las fotos durante este mes, de mi instituto, amigos, piscina y demás. También me gustaría dedicar algunas entradas a hablar de lo que he dicho al principio, (tampoco entrando en muchísimos detalles, es imposible contar totalmente lo que pasa aquí, es una experiencia indescriptible). Espero tener algo más de tiempo ahora que el frío empieza a llegar.

Últimos días

Posted on

He decidido escribir una entrada antes de irme, la próxima que escriba ya será cuando esté en Canadá. Dentro de tres días estaré en Madrid, donde pasaré dos días inolvidables junto al resto de los Spanadians. Luego el día dos viajaré finalmente allí. He de decir, que pensé que estaría mucho más nerviosa. Lo estoy, pero como que lo llevo por dentro. Las despedidas, sin ninguna duda, son lo peor. Pero cuando tienes unos amigos como los míos, no tienes miedo de que 10 meses fuera estropeen vuestra amistad.

Más: estos últimos días, mi cabeza gira en torno a la maleta. Eso ha sido sin ninguna duda lo peor de todo, muy estresante. Al final he dejado bastantes cosas aquí que me hubiese gustado llevarme, pero que pensándolo después no me servirán o no me serán útiles. A la hora de hacer la maleta hay que ser la mar de práctico. Cuando lleve unos meses allí, escribiré una entrada dando consejos para futuros Spanadians.

Otra cosa a tener en cuenta es que en esto, tienes que tener iniciativa. No puedes esperar a que el coordinador del instituto te hable primero, que la familia te escriba primero, no. Tomad la iniciativa. Estos últimos días he hablado por Facebook con otros internacionales de mi instituto y compañeros canadienses que irán conmigo a clase, y eso ha sido una enorme ventaja.

Quedan tres días, tres días para decir adiós, tres días para comenzar una gran aventura. Pero yo no tengo miedo. Por cada día que pasa, mis ganas se multiplican por 10, y es que esto, no ha hecho más que empezar.

Cuenta atrás

Posted on

Los días pasan. Y cuando te quieres dar cuenta, quedan 25 días para marcharte y dejar atrás toda la vida que has creado durante 16 años. Me acuerdo perfectamente del día que me dieron la beca. Lo primero que pensé fue: “Vaya, que 5 meses más largos hasta que me vaya.” No podría haber estado más equivocada. A 25 días de irme, los nervios empiezan, las despedidas abundan, y me empiezo a dar cuenta de que de verdad me voy. De que voy a pasar 10 meses alejada de las personas que quiero, de mi vida. Y es que sé, que estos 25 días se van a pasar en un suspiro, que van a estar llenos de emociones y que es mi último mes aquí, que ya no hay vuelta atrás.

Mi mayor miedo es no encontrar un lugar alli, el sentirme sola. Pero, aún sin conocerla, sé que tengo una familia fantástica allí que me ayudara en todo lo que me haga falta, y que la experiencia, sea como sea, merecerá la pena.

Vuelvo a animar a todos los que os queráis apuntar a esta beca, no dudéis en hacerlo. Esto es una experiencia inolvidable, y eso que aún no ha empezado de verdad.

Una nueva vida.

Posted on Actualizado enn

Lo prometido es deuda. Hoy ha sido el día. Era un día como los demás, otro día pensando ilusionada en que me dieran la familia. Mientras volvía de clase, me decía: Paula, no te emociones, no va a estar hoy.

Cuando llegué a casa, lo primero que me encontré al salir del ascensor era, pegado en las puerta, dos folios. IMG_20150528_164043. Fue la manera de darme la noticia: mi familia había llegado.

Al entrar me enteré de todo. Iba a Antigonish, al noroeste de Nova Scotia. Sabía de días anteriores con la llegada del visado, que formba parte del distrito del Strait, e investigué un poco los institutos. Al principio, uno me llamó mucho la atención sobre todo porque tenía piscina. Sin embargo, me llevé una desilusión, porque le dieron ese mismo día ese instituto a una compañera del Strait (love u Ana). Mis padres me decían que no pasaba nada, que era una experiencia nueva, y todo lo que me tocase sería bueno.

Y hoy, he descubierto mi nuevo instituto. Se llama John High Gillis Regional High School. Tiene muy buena pinta, y me pondré en contacto con el coordinador en cuanto pueda. En cuanto a la familia, está a 10 minutos del instituto… Y a diez minutos de una piscina con equipo de competición! No me lo podría creer. Para colmo, la familia no podría tener mejor pinta. Es una mujer, exprofesora, ya jubilada, que lleva acogiendo a universitarios mucho tiempo. Tiene un hijo mayor que no vive en casa, y le gusta la jardineria, la cocina, los animales, y el deporte.

No podría estar más contenta.

Así que, tengo un consejo para vosotros. No desesperéis, si veis que todos van teniendo familia y vosotros no. Están buscando lo mejor, y lo bueno se hace esperar! Seguro que la espera merece la pena.IMG_20150528_164846(derechos de copyright a Héctor♥)

CONGRATULATIONS TO OUR BRAVE STUDENT PAULA GARCÍA SACRISTÁN!

Posted on

ferraribiblog

paula
Not all 15 year old students dare to apply for a grant to go to study to Canada for a whole year. Don’t worry, I’m sure you will have some chances in life when you will feel you are ready to do something important, something that really matters to you…until then, just keep on trying!
But today, I would like to congratulate  Paula García Sacristán, our brave 4th level student who has got a scholarship to go  to study 1 º Bachillerato next year in Canada. Last year it was our former student Marina López, who got it.
What are the keys to get such a wonderful experience in life, something that Marina and Paula agree that you will never forget?
These two girls have got of course very high marks, but there is much more than simply that. They are very dedicated, organized, conscientious students who always work…

Ver la entrada original 103 palabras más

Spanadian por un año.

Posted on Actualizado enn

¡Hola! Lo primero presentarme. Me llamo Paula, y soy de Valladolid, y el motivo por el cual escribo este blog es que… ¡He sido becada por la Fundación Amancio Ortega para estudiar el próximo curso en Canadá! (bueno, yo y otros 99 becarios de toooda España).

Supongo que, este no será el primer blog que leáis sobre esto, ni el último, pero aún así hablaré un poco sobre el proceso de selección, que tan largo y corto se me hizo a la vez.

Todo comenzó tras volver de las vacaciones de Navidad. Mi profesora de inglés nos presentó estas becas, de las que yo no había oído hablar. Nada más llegar a casa, empecé a investigar sobre ellas, y se lo comenté a mis padres. Ellos me apoyaron desde el primer momento, y aunque sabíamos que era muy difícil, decidimos probar suerte (no se perdía nada). Tras investigar sobre los becarios del año anterior, vi que se habían presentado casi 5000 personas. Mis esperanzas de conseguirlo eran prácticamente nulas. Para poder presentarte tenías que tener más de un 7,5 de media en 3 ESO y más de un 8 en inglés. Con eso, hacían una media con la renta familiar.

A finales de enero principios de febrero creo que fue, salió el primer listado. 600 seleccionados en esta primera fase, de 6000 presentados (entre EEUU y Canadá, pero tenías que elegir tu destino antes de echar la solicitud claro). Cuatro compañeros nos habíamos presentado a ello. Bajé la lista hasta “García”. Y sí, allí estaba. Tristemente, ninguno de mis compañeros estaba, por lo que la alegría también se vio un poco oscurecida por esa razón. Ese mismo día, nos llegó un e-mail, diciendo que tenía que ir a hacer el examen escrito aquí, en un NH de Valladolid. La verdad, no tenía ni idea de en qué podría consistir, estaba muy perdida y me sentía muy frustrada porque no había nada que pudiese estudiar. Cuando llegué allí, estábamos todos con la misma cara de nervios (creo que todos pensábamos lo mismo: aquí todos tienen cara de listos menos yo). El examen fue largo y cansado. La primera parte fue un listening, (para mi, la parte más complicada). La segunda un reading comprehension y para finalizar un writing, lo que creo que mejor se me da. La verdad es que no salí muy contenta del examen, más bien decepcionada. Ni siquiera quería que mi padre me dijese lo que les habían dicho en la reunión…

Por eso, cuando salió el siguiente listado, no podía creerme que estuviese entre los 300 seleccionados, los cuales se presentarían al examen oral por skype. Tenía dos partes, una presentación de temática libre de unos cinco minutos aproximadamente, (yo hablé sobre la natación), y luego te hacían unas preguntas en español y/o inglés. Salí muy satisfecha esta vez, pero claro, solo podían quedar 100, y serían los mejores. Yo intentaba no ilusionarme, pero tener una pequeña esperanza era inevitable. Por fin, el día llegó. Ese 17 de marzo que dio un giro de 180 grados a mi vida. Ya no había más “¿Qué pasa con la reforma del año que viene?, ¿Paula, ciencias o letras? ¿Irás al intercambio?” No. Ya no. Porque sí, mi nombre estaba en esa lista, que ha puesto mi vida patas arriba.

Esa misma tarde, ya estaba en un grupo con unos 7 Spanadians 3.0. Poco a poco, tras las reuniones orientativas, (la mía en Vitoria, donde pude conocer a muchos de los Spanadians y a becarios de EEUU también), hemos llegado a ser 86 (imaginaos el grupo, un completo caos), entre ellos Paula y Rober, mis compañeros pucelanos. También esa tarde conocí mi destino, Nova Scotia, una península al este del país. Conocí a mas gente que iba a Nova Scotia, y gracias a Tomás y Nuria, Spanadians 2.0, hemos sabido que somos llamados Negros Solitarios, y que no es que la fundación no nos quiera, si no que simplemente, el hecho de no tener distrito a estas alturas (mientras que el resto de zonas conocen su distrito desde el primer día, o sea unos dos meses hace ahora, excepto MIrari, nuestra querida de Newfoundland que está aun más aislada, te queremos Mirari), es sólo marginación. Luego nos han aclarado que simplemente, Nova Scotia es un poco “especial”. Dejémoslo ahí.

Así que, para terminar esta entrada, hacer una breve mención, a esos Spanadians que se han ido ganando un huequecillo en mí, a pesar de la distancia. Katya, con nuestras fotos/vídeos seductores (vale, no), Mateo con nuestras peleas por Katya (es mía, ya lo sabes), Paula Spang (nos va a comer un oso), Paloma y Silvia (me voy a escapar a Ontario a veros, ya sabéis), la stalker oficial Khrystyna… Bueno y de verdad que hay muchos más, no os ofendáis si no os menciono, pero es que no acabaría nunca! Y por supuesto a Tomás y Nuria, por aguantarnos con tremendísima paciencia a la nueva hornada de Negros Solitarios, y a Marina, porque sin ella no habríamos conocido estas becas, y su ayuda para “tranquilizarle” y orientarme durante la segunda y tercera fase fue genial.

Volveré a escribir cuando sepa mi familia, o high school o whatever.canad